Saltar al contenido
El coleccionista de relojes

Relojes Panerai

Relojes Panerai: Alto standing para amantes relojeros muy exquisitos

 

 

Los orígenes de Panerai…

 

La empresa conocida hoy como Officine Panerai se estableció en Florencia en 1860, un año antes de la formación del moderno estado italiano. En ese momento, su fundador, Giovanni Panerai, estableció una oficina que combinaba las funciones de una escuela de relojería, un taller de reparación y una sala de ventas. Eventualmente asumiendo el nombre de Orologeria Svizzera, la compañía pronto se convirtió en un influyente punto de venta de relojes suizos.

A finales del siglo XIX, Panerai entró en un período de transición bajo el mandato de Giovanni y su hijo, Leon Francesco. Padre e hijo trabajaron con reconocidos líderes de la industria relojera del corazón de la horología suiza para establecer lazos con los proveedores que se convirtieron en la base del crecimiento de las ventas de la empresa italiana y del eventual modelo de producción de relojes. Los movimientos, las cajas, las piezas especializadas y los relojes enteros viajaban de los especialistas suizos a las oficinas de Panerai cuando era necesario.

Bajo la dirección de Leon Francesco, Panerai se diversificó para convertirse en una operación de investigación y desarrollo con competencias básicas en ingeniería mecánica, fabricación de componentes y diseño de instrumentos. Esto no fue una aberración; durante la mayor parte de su historia, la fabricación profesional de herramientas y hardware de Panerai representaría una importante fuente de ingresos para la empresa.

A finales del siglo XX, el nieto de Giovanni, Guido, había establecido la empresa, entonces conocida como Guido Panerai & Figlio, como proveedor oficial de la Regia Marina, la Marina Real Italiana. Inicialmente, los contratos se centraron en las crecientes capacidades de la compañía como una oficina de diseño diversificada. La sincronización y los disparadores de contacto para las minas, las herramientas de navegación sumergibles y los dispositivos informáticos mecanizados representaron la mayor parte de los primeros contratos militares de Panerai.

De manera crítica, el cambio de siglo XX también puso a Panerai en un curso de convergencia con la identidad de relojería militar por la que se hizo legendaria. Entre 1915 y 1916, Panerai trabajó en el desarrollo de una fuente de iluminación autosuficiente para el equipo militar que se estaba convirtiendo en el centro del modelo de negocio de la empresa. El descubrimiento del radio por Marie y Pierre Curie en 1898 había abierto un nuevo campo de tecnología diseñado para aprovechar las emisiones gamma del nuevo elemento. El compuesto de radio patentado por Panerai, compuesto de sulfuro de zinc, bromuro de radio y mesotorio, fue registrado como “Radiomir”.

 

La evolución de Panerai como marca relojera

 

En un plano paralelo de la industria relojera, uno de los socios fabricantes suizos de Panerai, Rolex, se estaba haciendo un nombre en el sector de los relojes resistentes al agua. El desarrollo por Rolex en 1926 de la caja “Oyster” se convirtió en un momento decisivo en la historia de la industria relojera. Anteriormente, los relojes “impermeables” (hoy conocidos como “resistentes al agua”) no eran fiables, estaban mal embalados y eran poco prácticos desde el punto de vista económico. Con el desarrollo del Rolex Oyster, los relojes resistentes al agua se convirtieron en una propuesta práctica para los modelos de bolsillo y de muñeca de los consumidores.

La llegada de los relojes resistentes al agua también creó una nueva propuesta de venta para uno de los mayores clientes de Panerai: el ejército italiano. El éxito de Italia en la Primera Guerra Mundial con los nadadores de combate se combinó con el desarrollo en el periodo de entreguerras del “Davis Rebreather”, un dispositivo de respiración submarina portátil pionero, para dar lugar a una nueva clase de combatiente marítimo: el especialista en demolición submarina, o “hombre rana”. Los temporizadores a prueba de agua fueron esenciales para el éxito del nuevo concepto, y en Radiomir y el Rolex Oyster, Panerai tenía las dos llaves de la puzle de la Regia Marina.

A mediados del decenio de 1930, las conversaciones entre Panerai y las autoridades navales italianas habían alcanzado una masa crítica. La Segunda Guerra Mundial comenzaba a asomar en el horizonte, y los despliegues italianos en el norte de África aceleraron los calendarios militares de entrega. Trabajando con Rolex en Ginebra, Panerai organizó la entrega de la Ref. 2533 Relojes de bolsillo con caja de ostras, completos con sus movimientos. Con el consentimiento especial de la empresa suiza, se permitió a Panerai modificar las cajas, los movimientos y las esferas para adaptarlos a las exigencias de su usuario final militar.

Entre 1936 y 1938, el Panerai, el Rolex y las autoridades italianas colaboraron para perfeccionar el modelo que se convertiría en el reloj de herramientas militares definitivo del Panerai. El 3646. Entre 1938 y 1956, estos relojes formaron la columna vertebral de las entregas de Panerai a la Marina Italiana. Todos los relojes Panerai fueron ensamblados por Rolex, y la oficina italiana de Panerai los modificó para adaptarlos a las necesidades militares. Las asas de alambre soldadas, las correas de cuero encerado, las esferas de alta visibilidad con una construcción de dos piezas en forma de “sándwich”, los biseles agrandados y un cristal resistente a los golpes compuesto por un revolucionario compuesto termoplástico, el plexiglás, se convirtieron en las contribuciones de la firma del contratista italiano.

La Segunda Guerra Mundial fue el crisol en el que se forjó el legado militar y el patrimonio de combate de Panerai Watches. Los comandos anfibios italianos, que se habían consolidado bajo el estandarte de la unidad “Decima Flottiglia Mezzi d’Assalto”, fueron a la guerra equipados con relojes e instrumentos Panerai. Las operaciones de combate con torpedos tripulados (maiale), minas lapa y lanchas rápidas explosivas (barchini) lograron hundirse.

 

Colaboración con Rolex y consolidación

 

Entre 1936 y 1938, el Panerai, el Rolex y las autoridades italianas colaboraron para perfeccionar el modelo que se convertiría en el reloj de herramientas militares definitivo del Panerai. El 3646. Entre 1938 y 1956, estos relojes formaron la columna vertebral de las entregas de Panerai a la Marina Italiana. Todos los relojes Panerai fueron ensamblados por Rolex, y la oficina italiana de Panerai los modificó para adaptarlos a las necesidades militares. Las asas de alambre soldadas, las correas de cuero encerado, las esferas de alta visibilidad con una construcción de dos piezas en forma de “sándwich”, los biseles agrandados y un cristal resistente a los golpes compuesto por un revolucionario compuesto termoplástico, el plexiglás, se convirtieron en las contribuciones de la firma del contratista italiano.

La Segunda Guerra Mundial fue el crisol en el que se forjó el legado militar y el patrimonio de combate de Panerai Watches. Los comandos anfibios italianos, que se habían consolidado bajo el estandarte de la unidad “Decima Flottiglia Mezzi d’Assalto”, fueron a la guerra equipados con relojes e instrumentos Panerai. Las operaciones de combate con torpedos tripulados (maiale), minas lapa y lanchas rápidas explosivas (barchini) lograron hundir las embarcaciones de combate y de transporte aliadas en el teatro mediterráneo. Los distintivos relojes de combate de Panerai acompañaron a todo el personal de Décima.

Tanto los relojes de Panerai como los hombres-rana italianos se hicieron influyentes en los círculos tácticos de élite. La marina alemana adoptó el Panerai, apodado “Kampfschwimmer”, como el cronómetro elegido para sus propias unidades anfibias de élite. Comprensiblemente incapaz de conseguir el producto Panerai, el Almirantazgo Británico trabajó sin embargo para emular tanto a los nadadores italianos “Gamma” como a sus relojes de buceo Panerai. En septiembre de 1943, casi dos años después de la incursión de Decima en diciembre de 1941 en Alejandría que dejó inválidos a los HMS Queen Elizabeth y HMS Valiant, la Marina Real llevó a cabo una operación prácticamente idéntica – por las especificaciones del reloj – que inutilizó el acorazado alemán Tirpitz en su puesto de atraque noruego.

Había nacido la era moderna de la guerra táctica de élite y de las fuerzas especiales anfibias, y los relojes Panerai iban a permanecer inextricablemente ligados a este momento fundamental de la historia militar.

Entre el estallido de la guerra en Europa en 1939 y la plena helada de la Guerra Fría en la década de 1950, Panerai produjo un número limitado de relojes que poco a poco fue encajando el final de su relación militar con el fundamento de su eventual éxito como consumidor. Durante este período, la empresa siguió experimentando con nuevos diseños de orejetas, nuevas cajas, nuevos modelos, nuevas formas de coronas de cierre y nuevos compuestos químicos para sus característicos relojes iluminados.

A medida que el fascismo italiano retrocedía ante los ataques de los aliados y el entusiasmo italiano por el espíritu de Mussolini, Panerai preveía que en la posguerra se abrirían nuevos contratos militares nacionales y extranjeros. Aunque pocos de estos esfuerzos dieron frutos comerciales, engrosaron el catálogo de productos de la empresa que sustentaría el milenario surgimiento de Panerai como fenómeno de consumo.

Los estudios de diseño de un proyecto de cronógrafo abortado, el “Mare Nostrum” de 1943, ayudaron a preparar el escenario para el eventual debut civil de la marca. Los esfuerzos de los italianos en tiempos de guerra para mejorar la vulnerabilidad al desgaste de la corona de rosca de Rolex condujeron a los primeros esquemas del “dispositivo de protección de la corona”, un práctico mecanismo de cierre que se convertiría en el elemento de diseño más emblemático de la empresa. Tras la guerra y la creciente conciencia del impacto de la radiación gamma en la salud, Panerai se propuso reformular la pintura brillante de su esfera.

La nueva química luminiscente, que se basaba en un emisor de rayos beta, el tritio, debutó en forma de prototipo en 1949. El material era tan notable por su nombre como por su composición. El nombre de marca registrada de Panerai para la sustancia, Luminor, perduraría mucho tiempo después de que se eliminara la pintura del mismo nombre. Es importante señalar que hasta la época de los consumidores, los nombres Radiomir y Luminor se referían exclusivamente a compuestos de pintura luminiscentes, no a diseños de cajas.

Durante este período de bajos volúmenes y frecuentes experimentos, Panerai también aceleró el desarrollo de una caja para reemplazar la forma original heredada de la línea de relojes de bolsillo de Rolex. Con el tiempo, los italianos sustituyeron las asas de alambre soldado por asas integradas mecanizadas en una caja de una sola pieza. La postergada actualización de la corona de rosca del Rolex vio la luz por primera vez como un prototipo físico en 1950, y el sistema fue protegido por una patente en 1956. Ese año, Panerai incorporó la nueva corona en uno de sus últimos grandes desarrollos como proveedor de relojes militares.

 

Panerai desde la década de los 2000

 

Panerai fue la primera marca de relojes que se benefició del poder promocional de Internet. Si bien la presencia oficial de la empresa en la web era meramente paritaria para su industria, fue el contenido generado por terceros y por los usuarios lo que impulsó el zumbido en línea de la empresa. Los sitios web y los foros de la web se convirtieron en los puntos de referencia para el interés de los coleccionistas por los productos Panerai, la disponibilidad de modelos y la herencia de las hazañas tácticas.

Los sitios pioneros de la comunidad de vigilancia, encabezados por el lanzamiento en el año 2000 de Paneristi.com, pusieron en red una base de fans que ascendía a varios miles de personas repartidas por todo el mundo. Pero sus filas en línea aumentaron, y el autodenominado “Paneristi” se convirtió en el mejor vendedor de la marca. Un año antes del debut de Wikipedia, cinco años antes de que YouTube cobrara vida y cinco años antes del primer Reddit, los foros de fans de Panerai dirigidos por Paneristi.com se habían convertido en un prototipo virtual para el naciente movimiento social de Internet.

Los usuarios de Internet comunicaban lo que Vendome y sus agentes no podían; el atractivo de Panerai residía en sus históricos lazos con las fuerzas especiales, su diseño orientado a las aplicaciones y su imagen poco atractiva. Llevar un Panerai era como poseer un recuerdo de una aventura. Los compradores que desconfiaban de los accesorios extrovertidos apreciaban la lógica práctica del tamaño destacado del Luminor; la imagen sin pretensiones de un reloj de trabajo de cuello azul protegía a la marca italiana de los equipajes que a veces se asociaban con otras etiquetas de relojes de lujo.

Y Richemont estaba feliz de seguirle la corriente. A partir de una tirada inicial de 1993-1997, estimada en menos de 2.000 relojes, Richemont aceleró la producción de Panerai para alcanzar más de 70.000 unidades anuales en 2013. En el período intermedio, Panerai superó múltiples hitos que continuaron su progresión de contratista militar a producto de culto y a jugador de la corriente principal.

Bajo la dirección de Richemont, el enfoque del producto de Panerai siguió siendo robusto e innovador. Las frecuentes ediciones limitadas destacaron modelos, calibres y episodios significativos en la historia de la empresa. El embalaje y los documentos de apoyo de Panerai fueron pioneros en el concepto de “correlación” por el que cada documento de autenticación se basa en cierta medida en otro dentro del conjunto. La temprana decisión de Richemont de incluir herramientas estándar de cambio de correas y correas auxiliares permitió que floreciera una incipiente subcultura de las correas accesorias dentro de la comunidad de propietarios de Panerai. Los lanzamientos de modelos posteriores capitalizaron esta tendencia incorporando cómodas asas de liberación rápida.

En 2002 se inauguró una instalación de producción dedicada a Neuchâtel. En 2005, la misma instalación, ahora conectada en red con el brazo interno de Richemont Val Fleurier R&D, lanzó el primer movimiento exclusivo de la firma suizo-italiana, el Calibre P.2002. Se lanzaron otros calibres de las series 2000, 3000, 5000 y 9000 con nuevas combinaciones de complicaciones y acabados de alta gama. Como un guiño al pasado, los lanzamientos ocasionales de los movimientos históricos de nueva y vieja cepa han mantenido el impulso de Panerai y han pulido su imagen de impulsor de la historia.

A medida que el pedigrí y los precios de los relojes Panerai crecieron en magnitud, también lo hizo la línea de modelos. Ya en 1997, la limitada reedición de un modelo basado en la plantilla del caballo de batalla de Panerai de antes de la guerra había recibido una respuesta entusiasta de los coleccionistas. Para reflejar mejor la historia de la empresa y diversificar la oferta al consumidor, Panerai desarrolló una segunda gran línea de modelos: el Radiomir. Basado en la forma de la caja y la disposición de la corona del pionero modelo militar Panerai 3646, el Radiomir se unió al Luminor como el segundo pilar del moderno catálogo de productos de Panerai.

Hoy en día, el Panerai ofrece una línea completa de relojes basada en diversos grados en sus modelos históricos. Mientras que el Luminor y el Radiomir siguen siendo el género principal de cada variante, Panerai ha ampliado su gama de productos para abarcar metales preciosos, complicaciones de alta relojería y tamaños de caja que han oscilado entre 60 y 40 mm.